Halajá para domingo 1 Tevet 5779 9 diciembre 2018              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 1 Tevet 5779 9 diciembre 2018

Categoría: Januca


JANCA FESTIVIDAD DE FE

Es conocida la frase, forma parte de la canción de Janucá, que recita “natnu reshaim pah li” -lo malvado me colocaron una trampa- en la que el término trampa utilizado en hebreo forma las siglas de las festividades de Janucá y Purim

Explicó nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef z”1, que estas dos festividades, Janucá y Purim nos dejan un profundo mensaje de fe. Purim, pues se trata de la festividad en que el pueblo judío volvió a asumir su compromiso, y esta vez voluntariamente con la Torá oral. Janucá, pues se expresó con mayor firmeza la fe en la Torá oral al comprobar que desde los cielos se ratifican las palabras de nuestros sabios, pues según la Torá los gentiles no impurifican los aceites, pero los sabios dictaminaron que el contacto con el gentil los impurifique así como lo hace un judío en estado de impureza. Por ello, la impureza que afectaba a los aceites del Templo tras la conquista griega, era una impureza de orden rabínico. Y aún así el Eterno realizó el milagro de que dure una pequeña porción de aceite hallada pura durante ocho días confirmando así que D-os acepta la imposición de los sabios sobre la impureza de los aceites.

Así, continúa enseñando nuestro maestro z”l, el ver. que dice “Los precepto del Eterno son recto, alegran el corazón”, refieren estas dos festividades, pues la palabra “alegran”, en hebreo “mesamehe”, forma el acróstico de, lectura de la meguilá y ocho días de Janucá.

Por ello, continúa explicando Rabí Ovadia Yosef z”l, durante la festividad de Janucá los banquetes son opcionales no son un precepto, pues para adquirir la Torá y el conocimiento de la Torá oral es preciso abstenerse de los placeres mundanos como el exceso en las comidas, pues este tipo de deleite le impide a la persona acceder al real conocimiento de la sabiduría divina que sólo puede obtenerse alejándose de los placeres y estudiando con esfuerzo y dedicación.

Y podemos agregar que durante Purim no fallecieron judíos, por lo que fue apropiado instituir banquetes como parte de la alegría. Sin embargo en Janucá, previo al gran triunfo de los Macabeos fallecieron muchos de nuestros hermanos tras el asedio de las huestes griegas, por ello no se consideró apropiado instituir banquetes de festejo.

Es preciso comprender que los milagros obrados por el Eterno en estas dos festividades expresan el verdadero amor del Señor por el pueblo de Israel. Y por extensión, todos los milagros que experimentamos durante nuestra historia y nuestras vidas en general, incluso aquellos que no son tan evidentes, son parte de la expresión del amor divino por Su pueblo.

Eso, genera una responsabilidad sobre nosotros de retornar al Eterno y observar los preceptos con cariño y entrega.

Solo hace un mes, más de cuatrocientos proyectiles fueron disparados desde Gaza hacia las ciudades del sur de Israel incluyendo la ciudad de Ashkelon en la que el único misil que alcanzó un blanco mató una persona. Curiosamente esa persona era un palestino que había ingresado en la ciudad de Ashkelon en forma ilegal. ¿Existe acaso un milagro más claro que este? Que probabilidades existen de que esto ocurra? Realmente ninguna, sólo demuestra las distintas formas en que el Eterno expresa Su amor por nuestro pueblo! D-os espera que reforcemos nuestra observancia y estudio de Torá y que el encendido de las luminarias de Janucá nos acerque más a Su cercanía.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav