Halajá para jueves 7 Kislev 5782 11 noviembre 2021              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 7 Kislev 5782 11 noviembre 2021

Categoría: Shabbat


KIDDUSH EN EL LUGAR DE LA COMIDA

Tras haber visto sobre el precepto del kiddush veremos a continuación más sobre la forma en que se cumple el precepto.

No existe kiddush sino el lugar de la comida. Por ej. si una persona oye el kiddush de otra no cumple con su obligación si no come en el lugar en que oyó el kiddush. Aprenden nuestro sabios esto del versículo que dice Vekarata la Shabbat Oneg –y llamarás al Shabbat placer- explican nuestros sabios que se convoca al Shabbat en el lugar del placer, es decir la comida.

Por lo tanto, la persona que pronuncia al kiddush y no come en el lugar dicho kiddush no es válido y si desea comer en otro lado debe volver a pronunciar el kiddush. Por ello, las personas que escuchan el kiddush en la sinagoga o en la casa de algún compañero y no comen allí, deben repetir el kiddush en el lugar donde comerán.

Al respecto, comida no significa que debe comer pan y si come un trozo de torta o galletas o incluso si toma vino en cantidad suficiente para pronunciar la bendición final, será suficiente para considerarlo el lugar de la comida en relación al kiddush. Cantidad suficiente en el caso de la torta son 29 grs. y en el vino 86 mlts.

De acuerdo a lo anterior, si en la sinagoga en Shabbat sirven un convite en honor a alguna conmemoración o evento y solo prueba una fruta o bebida no cumple con la obligación del kiddush de esta manera y por lo tanto no puede probar del servicio.

Sin embargo, acaba de editarse la obra Hazon Ovadia (tomo 1) de nuestro maestro Ovadia Yosef, Shlit”a, y allí escribe que en algunas sinagogas realizan un servicio liviano con algunos dulces o frutas etc. y quienes prueban de estos servicios tras el kiddush tienen en quien apoyarse, pues para muchas autoridades la prohibición de comer antes del kiddush rige sólo en el kiddush de la noche y no del día. Y aún cuando la halajá no se determina según esta opinión, se puede asociar a la misma que la persona que pronuncia el kiddush toma la cantidad suficiente de vino o jugo de uva y ello sirve incluso para eximir a todos los oyentes de la obligación del kiddush. Sin embargo las personas piadosas se abstienen de probar bocado si no realizan el kiddush en el lugar en el que comerán pan o mezonot en la cantidad suficiente.

Es apropiado señalarle a los organizadores del kiddush en la sinagoga que coloquen torta o galletas en cantidad suficiente para que los oyentes puedan cumplir la obligación del kiddush en el lugar de la comida.

En conclusión, no se pronuncia el kiddush sino en el lugar de la seudá, comida, y a tal efecto sirve comer torta o galletas en la cantidad suficiente para pronunciar la bendición final -29 grs.-

Si en la sinagoga se sirve un servicio de dulces tras el kiddush y no hay mezonot en cantidad suficiente, aquellos que prueban de los mismos tienen en quien apoyarse, sin embargo lo ideal es no probar sino hasta escuchar el kiddush en la casa o el lugar en el que comerá su comida sabática.

 

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav