Halajá para miércoles 18 Tevet 5782 22 diciembre 2021              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 18 Tevet 5782 22 diciembre 2021

Categoría: Berachot


DUDAS EN LA BENDICIÓN

Afirma el Talmud (Berajot) que la persona que pronuncia una bendición innecesaria, trasgrede la prohibición de “lo tisá”, o sea no pronunciar el nombre de D-os en vano. Discrepan las grandes autoridades en la interpretación de este párrafo del Talmud. Según los Tosafot –nietos de Rashi s. XII- (Rosh Hashana 33ª) y otros comentaristas se trata de una trasgresión rabínica, y la afirmación del Talmud, en cuanto a que se trasgrede una prohibición del versículo –No pronunciarás el nombre de D-os en vano- es sólo una metáfora pues en realidad se trata sólo de una prohibición rabínica y el versículo es sólo un apoyo dialéctico. El motivo por el que no se considera una pronunciación del nombre de D-os en vano es que de todas formas se está alabando a D-os como en un cántico o en un versículo. 

Por otro lado, Ramba”m y otras autoridades sostienen que al pronunciar una bendición innecesaria se trasgrede una prohibición de la Torá, como se desprende de la afirmación literal del versículo arriba citado. Y así lo dictamina Maran en el Shuljan Aruj, donde escribe que incluso al pronunciar una bendición innecesaria se trasgrede la prohibición de la Torá de pronunciar el nombre de D-os en vano.

Coinciden las autoridades halájicas en que ante la duda si se ha pronunciado una bendición es preciso abstenerse y no pronunciarla ya que si ya la hubiese pronunciado estaría incurriendo en la pronunciación del nombre de D-os en vano lo cual constituye una grave prohibición.

Y así escribe Maran (Shuljan Aruj 209): Todas las bendiciones,tanto previas como posteriores, en caso de dudar si se han pronunciado, no deben repetirse, a excepción de “bircat hamazón”  pues es la única bendición prescripta en la Torá. Esto significa, que si la persona está en duda si ha pronunciado la bendición de “sheacol” sobre el agua que desea beber, no debe repetirla ante la duda ya que posiblemente trasgreda una prohibición de la Torá. Y en todo caso la bendición sobre una comida o bebida es de institución rabínica. Por lo tanto, en este caso puede beber del agua sin pronunciar la bendición.

Sin embargo, todo esto rige sólo para las bendiciones de origen rabínica, pero en el caso del “bircat hamazón” que es la única bendición de la Torá, ante la duda si la ha pronunciado deberá repetirla, pues se trata de un precepto de la Torá y ante una duda sobre un precepto de la Torá se debe proceder con severidad.

La obligación de la Torá de pronunciar el “bircat hamazón” aplica sólo si comió hasta hartarse, si hubiese comido y no se hartó totalmente, la obligación de bendecir es rabínica y por lo tanto, escribe Rab. Ovadia Yosef, z”l, que ante la duda si ha pronunciado la bendición no debe repetirla como en cualquier otra bendición.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav