Halajá para jueves 30 Adar 5776 10 marzo 2016

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

LOS OCHO NIVELES DE LA TZEDAKA

Escribe el Ramba”m (Leyes Sobre la Ayuda a los Pobres cap. 10) que existen ocho niveles de tzedaka, cada uno de los cuales se halla por encima del otro.

El nivel más excelso de la tzedaka es el de aquel que le facilita dinero al necesitado tanto en calidad de préstamo como un regalo para que pueda establecerse económicamente y comience a trabajar para que no requiera de la ayuda o la tzedaka de otros. Sobre esta forma de ayuda al prójimo está escrito: Y lo sostendrás…y vivirá contigo, o sea que le brindarás el sostén necesario para que pueda sustentarse por sí mismo. }

Por debajo de este nivel se encuentra aquel que realiza la tzedaka sin saber a quién está destinada y tampoco los pobres que reciben su dinero saben de su procedencia. De esta forma se cumple con el precepto de la Tzedaka en forma totalmente desinteresada, sólo por cumplir la orden del Eterno, pues no recibe ningún beneficio ni reconocimiento por el precepto ni nadie sabe de la caridad que realiza. Por ej. las personas que donan dinero a instituciones de estudio de Torá o que se dedican a socorrer a los necesitados, en estos casos quien colabora no sabe a quién está ayudando y tampoco quienes reciben saben de su benefactor. Y acota el Ramba”m que en estos casos, que envía su dinero a instituciones o lo canaliza por medio de un encargado, debe poseer la certeza que las personas responsables por repartir el dinero son individuos honorables y temerosos de D-os, pues de lo contrario se pierde el mérito de la caridad y no se considera un precepto como lo vimos en la entrega anterior. Y así afirma el Talmud (Baba Batra  ) Qué tipo de caridad salva al hombre de la muerte? Aquella que se realiza sin saber a quién está ayudando y cuyos beneficiaros desconocen a su benefactor.

El nivel que sigue al anterior es el de quien sabe a quien le está entregando la caridad pero el beneficiario desconoce la identidad del benefactor. Y así procedían los grandes sabios de Israel quienes enviaban su ayuda a los pobres sin que estos se enterasen de quien los estaba ayudando. Se incluyen en esta categoría aquellos que envían bonos para adquirir comida u otras necesidades o envían canastas con artículos de primera necesidad, en caso de que no encuentren encargados realmente dignos de cumplir con esta labor.

Por debajo de esta categoría se halla la de los pobres que saben de quien reciben pero el benefactor no sabe a quién está ayudando, como en el caso de grandes rabinos del Talmud que cargaban una bolsa con dinero y la dejaban en el barrio de los pobres sin saber cuáles necesitados recogían el dinero.

Un nivel inferior a este es entregarle al pobre antes que este le pida su ayuda.

Por debajo se encuentra aquel que ayuda después de que le piden su colaboración.

Inferior a este es quien colabora con una cantidad menor a la que debe pero lo hace con buen semblante, esbozando una sonrisa.

Inferior aún es quien ayuda pero  de mala gana. Pues quien realiza la tzedaka sin amor y con desgano por el dinero que tiene que entregar, no se considera dicha acción algo loable y pierde la recompensa del precepto. Pues la tzedaka debe de realizarse con alegría, con una sonrisa y asociándose a la necesidad del otro estimulándolo y apoyándolo con expresiones optimistas, como está escrito: Y el corazón de la viuda, alegré.

Y por sobre todo, el nivel más loable de la tzedaka es la ayuda que se brinda a los verdaderos estudiosos de la Tora, que dedican su tiempo en forma abnegada al estudio y observancia de los preceptos, quien les brinda su apoyo cuenta con el mérito de la Torá que ellos estudian para protegerlo y bendecirlo con prosperidad. Ocurrió en Brooklyn, N.Y. con un persona de buen pasar económico que fue visitado por el decano de la Yeshiva de Mir en Jerusalén para pedirle su ayuda pues la institución se hallaba enfrentado deudas y la situación era muy comprometida e incluso se les dificultaba saldarle a los abrejim –estudiantes- sus últimos sueldos. Este hombre recibió al rabino con todos los honores que su investidura le merecían, pero le explicó que su situación en ese momento no era la ideal y aún cuando disponía de dinero lo necesitaba para realizar negocios que requerían de inversiones en efectivo. De todas formas, en cuanto contara nuevamente con la posibilidad de ayudar a la Yeshiva lo haría gustosamente como lo vino haciendo todo el tiempo. El rabino aceptó las disculpas, honestas, de este hombre que regularmente ayudaba a la Yeshiva con gran generosidad, pero le propuso que aún cuando no pudiera ayudarlo, le facilitara el dinero en calidad de préstamo por un par de semanas para así poder hacer frente a las deudas y, lo más importante, poder saldar su deuda con los estudiantes que necesitaban imperiosamente el dinero para subsistir. Este hombre aceptó gustosamente y le extendió un cheque al rabino por el 90 % del dinero que poseía en el banco, dejando solamente una parte pequeña en efectivo para eventuales gastos que su negocio requiriese. Al día siguiente de este suceso, el banco americano en el que este hombre tenía su dinero presentó su quiebra haciendo que todos los ahorristas perdiesen su dinero. De no haber aceptado ayudar al rabino para apoyar a los estudiosos de la Torá, hubiese perdido todo el efectivo de que disponía. El mérito del gran precepto de la tzedaka lo protegió, sobre esto está escrito: Y será la acción de la tzedaka, paz.

Las 8 Halajot más populares

EL JURAMENTO –Continuación-

En la entrega anterior, hemos visto los pormenores del juramento que la persona debe realizar según la halajá ante un tribunal y la gravedad del mismo, ya que debía jurarse en nombre del Eterno, sosteniendo una Torá, etc. todo lo cual llevaba a algunas personas que deb&ia......

Para la lectura de la Halajá

LA BENDICIÓN DE SHEEHEYANU SOBRE FRUTOS SIMILARES

Como ya vimos anteriormente, al comer un fruto nuevo es preciso pronunciar la bendición de Sheeheyanu tras la bendición correspondiente del fruto, agradeciendo al Eterno el mérito de poder consumir nuevamente un fruto nuevo. Según esto, debemos analizar el caso de frut......

Para la lectura de la Halajá

ACOMPAÑAR A LA PARTURIENTA EN EL VIAJE EN SHABBAT

Pregunta: Cuando es necesario llamar una ambulancia en Shabbat para conducir a la parturienta al hospital ¿el marido puede acompañarla? Respuesta: Estudia la Mishna (Shabbat 128b) Socorren y ayudan a parir a la parturienta en Shabbat y se transgrede por ella el Shabbat. El......

Para la lectura de la Halajá

LA LUZ ELECTRICA Y LA VELAS DE SHABBAT 2

Como vimos en la entrega anterior, según la halaja se puede cumplir con el precepto de las velas sabáticas con la luz eléctrica, ya que el fundamento de este precepto instituido por los rabinos es que se ilumine el hogar para así incrementar el deleite y la armonía......

Para la lectura de la Halajá


COMIDA LA VISPERA DE SHABBAT

Pregunta: Se puede realizar una comida con pan la víspera de Shabbat? Respuesta: El Talmud (Guitin 38) relata sobre dos prósperas e importantes familias de Jerusalén de entonces que desaparecieron del mundo, una de ellas realizaba cada Shabbat un gran banquete en horas de la ......

Para la lectura de la Halajá

HALOT DULCES EN SHABBAT

En la entrega anterior estudiamos sobre la obligación de comer pan, en la medida y el tiempo necesario,  en Shabbat para dar cumplimiento cabal a precepto de la Seudá de Shabbat. A continuación, veremos si las Halot dulces utilizadas habitualmente para cumplir con este prec......

Para la lectura de la Halajá

HALÁ DULCE –Continuación-

Como vimos hace algunos días, según la opinión de Maran en el Shuljan Aruj, los panes –o halot- amasados con azúcar, miel, jugo, etc. en cantidad suficiente como para que el aditivo se perciba al sabor, son considerados “mezonot”, o sea torta o galleta y......

Para la lectura de la Halajá

DESECHAR LOS TZITZIT

Pregunta: Se pueden desechar los tzitzit que ya no se utilizan? Respuesta: El Talmud (Menahot 26) Los objeto utilitarios de una mitzva -precepto- pueden desecharse, en tanto que los objetos utilitarios de lo sagrado no pueden desecharse. O sea, que los utensilios o elementos que no poseen en s&ia......

Para la lectura de la Halajá