Halajá para miércoles 22 Av 5780 12 agosto 2020              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 22 Av 5780 12 agosto 2020

Categoría: Berachot


BENDICIÓN DE AGRADECIMIENTO PARA EL ENFERMO

Pregunta: La persona que pasó por una fuerte gripe o resfriado que lo mantuvo en cama, aún cuando ello no lo puso en peligro de vida ¿Debe pronunciar la bendición de “hagomel” –agradecimiento- al recuperarse?

Respuesta: En una entrega anterior, aclaramos que cuatro personas deben pronunciar esta bendición de agradecimiento, a saber: Aquellos que realizan un viaje transatlántico o a través del desierto y llegan a su destino; el enfermo que se restablece; el preso que recupera su libertad.

Con respecto al enfermo que se restablece, escribe el Ramban en su obra Torat Haadam, que no necesariamente se trata de un enfermo que estuvo en peligro de vida, sino incluso aquellos que debieron permanecer en cama al recuperarse debe agradecer pronunciando esta bendición. Pues aquellos que enferman y deben guardar reposo son considerados como los reos a quienes el rey juzga y requieren defensores que defiendan su causa. En este caso, el Eterno, utilizó como defensores las buenas acciones de la persona para ayudar en su restablecimiento.

Así también lo legisla el Rashb”a en sus responsas y otras grandes autoridades de las primeras épocas. El Meiri cita la opinión de quienes sostienen que sólo si estuvo en peligro de vida debe pronunciar esta bendición de agradecimientos, hagomel, sin embargo agrega que él mismo no apoya tal tesitura y considera que incluso cualquier enfermo que debió guardar cama debe pronunciarla al recuperarse.

A los efectos halájicos, dictamna Maran (Shuljan Aruj cap. 319 inc. 8) que cualquier enfermo que debió permanecer en cama debe pronunciar esta bendición. Agrega Ram”a, en sus comentarios sobre el Shuljan Aruj, que en Ashkenaz acostumbran a bendecir sólo aquellos que sufrieron una enfermedad que los puso en peligro de vida o una herida corporal grave.

En conclusión, según la costumbre sefaradí, las personas que se recuperan de una enfermedad que los mantuvo en cama, aún cuando no estuvieron en peligro de vida, deben pronunciar la bendición de hagomel.

< <Halajá anterior

Pregunta al Rav