Halajá para domingo 7 Shevat 5779 13 enero 2019              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 7 Shevat 5779 13 enero 2019

Categoría: Berachot


BENDICIÓN SOBRE EL TRIGO INFLADO

Pregunta: Qué bendición deben pronunciarse sobre el trigo inflado o sobra la daisa –chuño de cereales?

Respuesta: Aún cuando la bendición correspondiente a los alimentos elaborados a base de alguno de los cinco cereales es la de “mezonot”, como en el caso de las galletas, las tortas o el pan de trigo u otro cereal sobre el que recitamos la bendición de “hamotzi”, sin embargo existen casos en los que la bendición sobre el trigo es “adamá”.

Las cinco especies de cereal son, el trigo, la cebada, el centeno, el sarraceno y la avena. El sarraceno es una sub especie del trigo en tanto que la avena y el centeno lo son de la cebada.

El Talmud (Berajot 37ª) nos dice que quien mastica el trigo, en granos, debe pronunciar la bendición de “adamá”. Maran (Bet Yosef cap. 208) escribe que según explican las grandes autoridades este pasaje del Talmud, quien mastica el grano de cereal entero, tanto crudo como cocido debe pronunciar la bendición de “adamá”. Pues el cambio a la bendición de “mezonot” se produce sólo cuando se lo cocina o se lo pisa, pero si se mantiene entero se debe pronunciar la bendición del producto de la tierra, o sea “adama” como hemos visto.

Y agregan las autoridades halájicas contemporáneas que si se cocina el grano de cereal hasta hacer que el mismo se adhiera entre sí, se considera como una masa o torta y se debe pronunciar la bendición de “mezonot”.

De lo anterior inferimos que los granos de trigo inflados, al ser que se hallan enteros, solo inflados y mantienen su forma se debe pronunciar sobre los mismos la bendición de “adamá”.

Sobre la daisa o chuño, cuyos granos están bien cocinados y se pegan entre si, se debe pronunciar la bendición de “mezonot”, como sobre cualquier cocción hecha a base de alguna de las cinco especies de cereal. Y aún cuando los granos no se han derretido o diluído, al ablandarse y adherirse entre si los convierte en un alimento de bendición “mezonot”.

Y así lo dictamina Rabí David Yosef, Shlit”a, en su obra Halajá Berurá.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav