Halajá para jueves 11 Cheshvan 5781 29 octubre 2020              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 11 Cheshvan 5781 29 octubre 2020

Categoría: General


ESTUDIO DE TORA FRENTE A UN BAÑO ABIERTO

Pregunta: Se puede hablar sobre Torá en el salón si desde el mismo se alcanza a ver el baño cuya puerta se halla abierta y se ve el inodoro  o poceta?

En la entrega anterior, vimos sobre la prohibición, de la Torá de rezar o realizar cualquier pronunciamiento sagrado frente a una poceta o inodoro, desde cualquier distancia que pueda verse el mismo.

Escribe Maran (Sh. Aruj cap. 83 inc. 1): No se debe leer la Shema frente a un baño, aún cuando el mismo se halle limpio y no hay vestigios de excrementos. De todas formas considero, que esta prohibición rige si el lugar no posee paredes, de poseerlas no está prohibido leer frente a él aún cuando hay en el mismo suciedad, siempre que no le llegue olor hediondo del mismo.

O sea nos enseña Maran, que esta prohibición de leer frente a los baños aplicaba en los lugares que no disponían de paredes, como en generaciones pasadas en que los baños estaban en lugares abiertos, campos, etc. Sin embargo en la actualidad en que los baños son habitaciones cerradas, no aplica la prohibición de leer Torá frente a ellos, así lo entendió Maran y lo dictaminó en el Sh. Aruj.

Y así, si la puerta del baño se halla abierta y desde la sala donde se encuentra tiene acceso visual al baño, puede desde su lugar rezar o pronunciar la Shema ya que al tratarse de otro recinto no aplica la prohibición citada. De todas formas, si lo que ve es el  mismo inodoro o poceta se debe abstener de pronunciar cuestiones sagradas.

Por supuesto, todo esto es válido en tanto no le llegue mal olor del baño, pues de ser así deberá alejarse “dos amot” -aprox. 2 mts.- desde el lugar donde acaba el lugar para poder pronunciar cuestiones sagradas.

En cuanto a la costumbre de las comunidades ashkenazitas, aún cuando existe opiniones opuestas a la de Maran arriba mencionada  y aún si el baño posee sus propias paredes prohíben, escribe el Hazon Ish (Orah Hayim 17) y otras autoridades que ello se debía a que en un comienzo se realizaban paredes endebles y destinadas exclusivamente al uso del baño y por lo tanto dichas paredes no estaban totalmente limpias, sin embargo en la actualidad en que las paredes del baño son las mismas de la casa por supuesto se considera al baño un recinto aparte y no se prohíbe recitar cuestiones sagradas frente a él.

En conclusión, mientras no se observe desde su lugar el inodoro o poceta, aún si la puerta permanece abierta podrá recitar Shema o rezar. Por supuesto en el mismo recinto del baño se prohíbe incluso pensar cuestiones sagradas.

< <Halajá anterior

Pregunta al Rav