Halajá para miércoles 4 Tevet 5780 1 enero 2020              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 4 Tevet 5780 1 enero 2020

Categoría: General


ERUDITO CON MALA FAMA

Pregunta: Un erudito sobre el que pesa un mal nombre, por ej. Que ha cometido ciertas trasgresiones y se dejó llevar por su instinto ¿se debe continuar respetándolo?

Respuesta: Escribe Rabí Meir Halevy Abulafia z”l (contemporáneo de Najmanides hace aprox. 800 años, fue también un gran cabalista) que todas las indicaciones de respeto por un erudito rigen si el mismo se comporta con temor a D-os y respeto por la ley y las personas, sin embargo el erudito que no es temeroso de D-os es considerado como el más bajo de la comunidad y profana el nombre divino. A él se refirió el profeta Mija cuando dijo:Y dije, oíd ahora capitanes de Jacob y señores de la casa de Israel, de cierto os toca a vosotros conocer el juicio. Por ustedes Tzion será arrasada, Jerusalén se convertirá en un montículo de ruina s y el monte sagrado será un bosque (Mijá 3). Se interpreta esto como que no posee sentido la enseñanza del maestro si este no es un hombre temeroso de D-os. Y así lo dictamina textualmente Maran en su Shuljan Aruj.

El Talmud (Moed Katan 17) relata sobre un erudito de cuyos conocimientos necesitaban los alumnos pero se trataba de un hombre sin temor a D-os, por lo que R. Yehuda lo excomulgó, aún a sabiendas de que los alumnos requerían de sus conocimientos. Enseña el talmud (Ib.) está escrito: Pues los labios del sacerdote -maestro- guardarán el saber y la Torá divina pedirán de su boca, pues es un ángel de D-os, si el maestro se asemeja a un ángel se debe estudiar con él, de lo contrario no se debe estudiar con un individuo sin temor a D-os.

Maran (Sh. Aruj) dictamina: El erudito que no se comporta con temor a D-os, no es merecedor de respeto y no se debe estudiar de su Torá en tanto no retorne a la buena senda. Este dictamen se origina en el Talmud arriba mencionado. De todas formas el anatema a un erudito es algo sumamente delicado, pues un hombre de Torá especialmente si se trata de un decano o cabeza de la comunidad se debe evitar el escarnio público debido a la profanación del nombre divino que ello conllevaría, a menos que se trate de alguien que se comporta como Jeroboam ben Nebat, quien cometió idolatría e indujo al pueblo a hacerlo.

También, es probable que un erudito se arrepienta de sus mal accionar y retorne en teshuba, por lo que en todo caso se debe dejar esta decisión en manos de los grandes rabinos de la generación.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav