Halajá para jueves 1 Nissan 5780 26 marzo 2020              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 1 Nissan 5780 26 marzo 2020

Categoría: Pesaj


EL HORNO EN PESAJ

A fin de kasherizar el horno para poder utilizarlo en Pesaj, existen diferentes aspectos halájicos que es preciso tener en cuenta y los cuales fueron analizado por nuestros maestro z”l en sus obras (ver Yebia Omer tomo 5 cap. 7).

Obviamente, el calor del horno hace que se expelan emanaciones de las comidas que se absorben y si adhieren en las paredes internas del horno. Y al volver a hornear otros alimentos las emanaciones adheridas se desprenden por efecto del calor y caen sobre el alimento que se está cocinando. De allí que durante el año no pueda utilizar un mismo horno para leche y carne a menos que se lo kasherice previamente.

Según hemos visto en entregas anteriores, la forma de kasherizar un utensilio es aplicarle el mismo grado y forma de calor que se utilizó al cocinar en el mismo. Por ej. Las ollas que se utilizan directamente al fuego deben kasherizarce por medio de hag´alá, o sea sumergirlas totalmente en agua a punto hervor.

Escribe Maran (Sh. Aruj cap. 451) que los objetos que se utilizan directamente al fuego, por ej. Parrillas, etc. deben kasherizarce por medio del “libun”, o sea someterlos al fuego directo hasta que el metal desprenda chispas. Este es el grado de calor que debe aplicarse, generalmente, en el libún aún si el grado de calor que se utilizó al azar o cocinar en ellos no alcanzó esta temperatura, de todas formas al kasherizarlos es preciso que se alcance la temperatura citada.

Según lo anterior, los hornos deberían kasherizace por medio del libún, lo cual obviamente es imposible de realizar.

Escriben las autoridades rabínicas que los hornos de la actualidad, en los que no se hornea directamente sobre el horno sino se utilizan bandejas, el problema del horno mismo serían las emanaciones que se adhieren en sus paredes, lo cual es posible kasherizar encendiendo el horno a su máxima temperatura para eliminar dichas emanaciones adheridas. Otras autoridades sostienen que incluso los hornos de la actualidad deben someterse al libún si se desea utilizarlos en Pesaj, en tanto que otros sostienen que objetivamente no se pueden limpiar en forma total de manera que queden aptos para Pesaj y por estos motivos sugieren que se utilice un horno especial para Pesaj, como los hornillos eléctricos y así evitar estas dificultades en la festividad de Pesaj en que nos cuidamos tan meticulosamente de cualquier presencia de hametz. A menos que se trate de hornos modernos autolimpiantes que alcanzan altísimas temperaturas en su proceso autolimpiante en cuyo caso se incinera cualquier resto de comida que se halle allí.

A los efectos halájicos, nuestro maestro enseñó que los hornos pueden kasherizarse para Pesaj. Y así escribe su hijo, gran Rabino de Israel Rabí Itzjak Yosef Shlit”a (Yalkut Yosef tomo 3 folio 360): El horno deberá limpiarse detalladamente, después de no utilizarlo por 24 horas, posteriormente se lo encenderá a su máxima temperatura durante 20 minutos de manera de eliminar las emanaciones adheridas en sus paredes. Las fuentes o rejillas del horno deberán ser nuevas para Pesaj.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav