Halajá para lunes 8 Cheshvan 5781 26 octubre 2020              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 8 Cheshvan 5781 26 octubre 2020

Categoría: Shabbat


LAS MUJERES EN LAS COMIDAS SABÁTICAS

Pregunta: ¿Tiene la mujer la misma obligación que el hombre de cumplir con las comidas sabáticas?

Respuesta: Ya hemos visto anteriormente que en Shabbat el hombre debe realizar tres comidas, cada una de estas con dos panes. Una en la noche de Shabbat, la segunda durante la mañana y la tercera después del mediodía.

En cuanto a las mujeres, si tienen en esta caso la misma obligación que los hombres, ya analizó esto Rabí Moshe de Ponteza z”l (uno de los Tosafot, hace aprox. 800 años) quien presentó esta pregunta ante Rabenu Tam argumentando que se trata de un precepto activo limitado en el tiempo, como por ej. el Lulab, que sólo se toma en Sucot y por lo tanto la mujer debería estar exenta, como establece la regla halàjica que determina que este tipo de preceptos, activos y limitados por el tiempo la mujer no está obligada a observar. Por lo tanto tampoco estaría obligada a observar las tres comidas sabáticas, pues las mismas se cumplen sólo en Shabbat y por lo tanto también están limitadas en su tiempo.

Y le respondió Rabenu Tam z”l que las mujeres están obligadas pues las tres comidas sabáticas recuerdan el “man” con que D-os alimentó a los israelitas en el desierto durante cuarenta años y el viernes enviaba una doble porción para cumplir con la comida del sábado en que no caía el man. Por lo tanto, debido a que ellas también se incluyeron en dicho milagro, como en el caso de las cuatro copas de vino la noche de Pesaj, o la lectura de la Meguilá o el encendido de las luminarias de Janucá que son preceptos delimitados por un tiempo determinado y aún así las mujeres deben observarlos pues también ellas participaron de dichos eventos milagrosos y lo mismo aplica en este caso de las comidas –seudot- de Shabbat. Agrega Rabenu Tam que también deben realizar estas comidas con dos panes, como lo hacen los hombres.

Y explicó Rabenu Tam que, debido a que este precepto de las comidas sabáticas y los dos panes son de origen rabínico, están obligadas las mujeres ya que en este tipo de precepto, de origen rabínico no hay diferencias entre hombres y mujeres.

El Ramba”n concluye que con respecto a Shabbat y todas las obligaciones relacionadas no hay diferencias entre hombres y mujeres. Otras autoridades exponen diferente motivos pero todas coinciden en que también la mujer posee esta obligación.

El gran erudito Rabí Shlomo Kluger z”l escribió disintiendo de Rabenu Tam y otras autoridades y concluyó que la mujer no tiene la obligación de contar con dos panes en la comida sabática. Sin embargo nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef z”l escribió rebatiendo todos los argumentos de Rabí Shlomo Kluger z”l y agregó que se sentí sumamente sorprendido de cómo osó Rabí Kluger z”l discrepar con las grandes autoridades rabínicas de los primeros tiempos que concluyeron que la mujer tiene la obligación de cumplir con las comidas sabáticas y contar en cada una de ellas con dos panes, como lo hacen los hombres (Jazon Ovadia Shabbat folio 172).

Por lo tanto, a los efectos halàjicos también la mujer está obligada a realizar las tres comidas sabáticas con dos panes. ´

Suele suceder que, debido a que los hombres en la tarde Shabbat se hallan en la sinagoga y allí realizan la seudá shelishit –tercera comida sabática-, las mujeres no realizan su comida en casa. Por ello, nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef z”l, aún cuando dictaba distintas clases durante el Shabbat siempre regresaba para cumplir con la seudá shelishit en su casa junto a su mujer e hijos para inculcarles la importancia de estas comidas.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav