Halajá para jueves 1 Tammuz 5779 4 julio 2019              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 1 Tammuz 5779 4 julio 2019

Categoría: General


SOBRE EL RECATO PERSONAL

Pregunta: hasta qué punto debe cuidarse la persona de no permanecer desnudo incluso cuando está sólo?

Respuesta: El Talmud (Yoma 47) Estudiaron nuestros sabios, había una mujer llamada Kimjit cuyos siete hijos se desempeñaron como sumo sacerdote. Y al ser consultada por los sabios sobre los motivos que le permitieron dicho mérito, respondió que nunca las paredes de su casa vieron su cabellera. Rash”i en su comentario sobre el Talmud cita el tratado Yerushalmi que enseña sobre el versículo La honra de la hija del rey se halla en el interior, engarces de oro son sus ropas, o sea que el recato de la mujer hace que de ella salga el sumo sacerdote que viste ropaje con engarces de oro. O sea que esta mujer Kimjit, debido a gran temor a D-os se comportaba con sumo recato de manera que no se descubría sus cabellos ni aún en su propia casa.

Maran (Sh. Aruj cap.2) escribe que la persona no debe cambiarse su ropa sentado sino debe vestirse su camisa estando aún acostado de manera que al sentarse ya se halla semivestido.

O sea, la persona debe comportarse con recato no sólo delante de otros sino aún delante de D-os que permanentemente se halla ante nosotros pues no existe lugar en el que no esté. Por supuesto esto no incluye el momento del baño en que debe desnudarse pues no es posible realizarlo de otra forma.

El Talmud (Shabbat 118) afirma en nombre de Rabí Yosí que nunca las paredes de su casa lo vieron con poco recato. Sin embargo, de esta afirmación se deduce que no se trata de una obligación sin más bien de una conducta piadosa.

Y se explayó al respecto Rabí David Yosef, Shlit”a (Halajá Berurá tomo 1 folio 22) y concluye que se trata de una conducta piadosa y no de una halajá rigurosa, y así lo refrendó Rabí Ovadia Yosef z”l.

Y lo que escribe Maran (Sh. Aruj cap. 2) que no se debe vestir  ya sentando, como lo citamos más arriba, es una sugerencia destinada a que la persona se acostumbre a sentir siempre la presencia divina y aún cuando esté sólo no peque.

Y aún cuando no existe diferencia sustancial entre una halajá y una conducta piadosa ya que todos deben asumirla para incrementar el temor a D-os, de todas formas la diferencia regirá en los momentos de necesidad.

El gran erudito Rabí Menashe Klein (Mishne Halajot tomo 6 cap. 2) escribe que en realidad es una obligación halájica y no sólo una práctica piadosa pues tanto el Talmud como el Sh. Aruj citan esta obligación sin discusión y así la aceptan unánimemente los comentaristas del Sh. Aruj. Y la afirmación de Rabí Yosí arriba mencionada no es simplemente una actitud piadosa de este rabino sino una obligación de todo judío que, Rabí Yosí se enorgullecía de cumplir. También cita el testimonio de Kimjit arriba mencionado. Sin embargo sus argumentos no son sostenibles ya que es imposible que en la época de Rabí Yosí la gente no se cuidase de manera que este rabino se vanagloriaba de ser uno de los pocos que sí se cuidaba. E incluso la misma redacción del Talmud nos transmite que se trataba de una actitud piadosa.

También el episodio sobre Kimjit no constituye prueba alguna ya que, como afirma la obra Menorat Hamaor se trata sólo de una afirmación exagerada ya que es imposible que al higienizarse o al peinarse no se descubriese el cabello, pero el Talmud nos refiere simplemente el gran recato que caracterizaba a esta mujer y le ameritó siete hijos sumos sacerdotes.

En conclusión, aún cuando no se trata de una obligación halájica toda persona debe asumir una conducta recatada incluso en su propia casa y aún estando sólo, pues de esta forma se incrementará su temor a D-os. Por ello Maran en su Sh. Aruj cita esta costumbre que aunque no se trata de una halajá propiamente dicha debe asumirse para, como dijimos incrementar el temor a D-os y el recato. De todas formas, en los lugares en que comúnmente se permanece sin ropa, por ejemplo en la Mikve –baño ritual- los vestuarios o las piscinas, en las que se utiliza sólo el trajere de baño, no rige prohibición alguna.

 

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav