Halajá para lunes 9 Sivan 5780 1 junio 2020              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 9 Sivan 5780 1 junio 2020

Categoría: General


MÁS SOBRE EL FRAUDE O COACCIÓN VERBAL

En la entrega anterior nos referimos a la honaat debarim (ver el día de ayer) entre el hombre y su compañero o el hombre y su esposa, a continuación aclararemos ciertos aspectos de esta prohibición, según fueron legislados en el Shuljan Aruj.

El Talmud (Baba Metzia 58b) dice: Estudiaron nuestros sabios sobre el ver. No engañará hombre a su compañero, que el mismo se refiere a la honaat debarim aún cuando no medie ningún tipo de fraude o engaño comercial. ¿De qué forma puede transgredirse esta prohibición? No debe el hombre, por ej., interesarse por una mercancía si no dispone de dinero. O sea, no debe preguntar el valor de un artículo al vendedor si no dispone de dinero para adquirirlo y no se halla interesado en el mismo, simplemente le interesa conocer el precio de venta, pues el vendedor asumirá que es un cliente potencial cuando realmente no se halla interesado. Por lo tanto resultaría que al preguntar ilusiona al otro innecesariamente y transgrede la prohibición de honaat debarim.

Si su compañero es una “ba´al teshuba” -retornante, nuevo observante de los preceptos de la Torá- no debe recriminarle que recuerde sus acciones anteriores. Tampoco debe reclamarle al hijo de un converso que recuerde quienes fueron sus padres, pues ello provoca aflicción y sufrimiento inapropiado. Ya hemos citado en la halajá anterior que esta prohibición de honaat debarim es especialmente aplicable al converso, pues fuimos advertidos al respecto en varias ocasiones.

Relata el libro de Yob, que cuando este fue afectado por tremendos sufrimientos su compañeros le dijeron: Es éste tu temor, tu confianza y tu esperanza y la perfección de tus camino? Recuerda ahora ¿quién fue el puro que se perdió? Esto significa que los compañeros de Yob le recriminaron que sus sufrimientos se debían a sus pecados, de esta manera incrementaron su aflicción y su padecer. Por lo que afirma el Talmud que la persona no debe hostigar al otro diciéndole que sus padecimientos se deben a sus pecados, pues también esto es una forma de honaat debarim, y así lo dictamina el Shuljan Aruj. Sin embargo la obra Perisha escribe que de todas formas los compañeros de Yob estuvieron acertados en sus comentarios pues él, Yob, sostenía que el Eterno se comportó con él inapropiadamente, por ello debieron señalarle que los sufrimientos que lo aquejaban se debían a sus pecados.

< <Halajá anterior

Pregunta al Rav