Halajá para jueves 28 Kislev 5779 6 diciembre 2018              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 28 Kislev 5779 6 diciembre 2018

Categoría: Januca


ENCENDIDO DE LAS LUMINARIAS DE JANUCÁ EN LA SALIDA DE SHABBAT . ENCENDIDO DE DICHAS LUMINARIAS CON ILUMINACIÓN ELÉCCTRICA

La salida del Shabbat se enciende en la sinagoga las luces de Janucá y posteriormente se pronuncia la “habdalá” –santificación de la salida del Shabbat- para retrasar la salida del Shabbat. Y aún cuando el encendido de las velas de Janucá implícitamente interrumpe la santidad del Shabbat, de todas formas la mayor parte de la congregación presente en el templo permanece en dicha santidad hasta la “habdalá”. Asimismo se sigue este orden para divulgar el milagro de Janucá entre todos los presentes, pues si pronuncia la “habdalá” antes del encendido de las velas de Janucá la mayor parte del público se retiraría a sus casas.

Al llegar cada uno a su casa, teniendo en cuenta que de todas formas al encender se interrumpe la santidad del Shabbat, se pronuncia la “habdalá” sobre la salida del Shabbat y después se realiza el encendido de las velas de Janucá, pues se privilegia aquello que se practica con mayor asiduidad (Taddir vesheeno Taddir, Taddir kodem, en el lenguaje rabínico)

De acuerdo a la costumbre de muchas comunidades que suelen adoptar una actitud más estricta en la salida del Shabbat y sólo interrumpen el mismo tras trascurrido el tiempo de Rabbenu Tam –aprox. 1 hora y doce minutos después de la puesta del sol-, deberán asimismo en la salida del Shabbat de Janucá esperar el horario acostumbrado para encender las luminarias, ya que dicho horario no responde sólo a una buena costumbre sino a una opinión halájica sólidamente basada, especialmente teniendo en cuenta que esa es la opinión de Maran en el Shuljan Aruj.

No se debe pronunciar la bendición de “Meoré Haesh” -sobre el fuego en la salida del Shabbat- sobre las velas de Janucá (por ejemplo en la sinagoga en la que se enciende antes de la “habdalá”, o si por error encendió antes de la “habdalá”), pues está prohibido obtener provecho de las velas de Janucá, y la bendición de “meré haesh” se pronuncia sólo después de tener provecho de la iluminación de la vela. Sin embargo sobre la luz del “shamash” -vela suplementaria- que n posee santidad está permitido pronunciar la bendición de “meoré haesh”.

Con respecto al encendido de las luminarias de Janucá con iluminación eléctrica, escribe Rabí Ovadiá Yosef, z”l, que no da cumplimiento a este precepto con el encendido de luminarias eléctricas, pues no existe en las mismas ni aceite ni mechas y el milagro ocurrido en el sagrado templo de Jerusalén el cual conmemoramos en Janucá ocurrió con el aceite que alcanzó imprevistamente para encender ocho días. Por ello, aún cuando es permitido encender las velas de Janucá con lámparas de kerosene o velas de parafina, etc. esto se debe a que existe cierta similitud entre ellas y las luminarias de aceite de oliva, lo que no ocurre con la electricidad. Existen asimismo otros argumentos para invalidar el encendido de las velas de Janucá con la electricidad.

A pesar de esto, escribe Rabí Ovadiá Yosef, z”l, que si la persona carece de aceite o velas de cera para cumplir con este precepto y posee una “Januquiá” -candelabro- eléctrica, encenderá con la misma sin pronunciar las bendiciones necesarias.

Es preciso colocar las velas en un lugar en el que no se colocan durante todo el año para que se note que las mismas conmemoran el milagro de Janucá.

Ya hemos citado en relación al encendido de las velas sabáticas, que la bendición de “meoré haesh” debe pronunciarse sobre una vela, o sea fuego descubierto y no sobre la luz eléctrica. Asimismo aclaramos la correspondiente halajá con respecto al encendido de las velas sabáticas.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav