Halajá para domingo 26 Cheshvan 5780 24 noviembre 2019              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 26 Cheshvan 5780 24 noviembre 2019

Categoría: Kashrut


EL ISRAEL QUE PROFANA EL SHABBAT Y SU CONTACTO CON ELVINO

En la halajá anterior, aclaramos conceptos básicos sobre la prohibición del vino de los gentiles, tanto que producen estos como el que tocan, el cual queda prohibido consumir. En algunos casos incluso queda prohibido usufructuarlo y no sólo beberlo, como aclararemos oportunamente.

Con respecto a numerosas legislaciones halájicas, el israel que profana abiertamente el Shabbat es considerado halájicamente como un gentil.

Con respecto al renegado o “mumar” existen al respecto dos clasificaciones. El judío que no observa algún precepto de la Torá, y actúa de esa forma en rebeldía contra la orden divina, “lehaj´is”. Este tipo de personas no es común en nuestros lugares.

Otro tipo de “mumar” o renegado es el que profana el Shabbat “letiabon”, o sea para saciar sus apetitos o ambiciones, de todas formas es considerado halájicamente como un gentil y prohíbe el vino (pues al profanar el Shabat expresa su falta de fe en la creación del mundo por el Eterno). Y aún cuando este tipo de Israel conserva su condición de judío y mantiene la santidad del alma judía, de todas formas mientras no retorne en Teshuba es considerado halájicamente como un gentil.

Sin embargo, todo esto aplica si éste judío mumar profana el Shabat trasgrediendo prohibiciones de la Torá, por ejemplo si viaja en automóvil lo cual implica varias transgresiones de la Torá. Asimismo debe profanar el Shabat delante de diez hombres judíos, pues si lo hace en privado no es considerado “mumar” o renegado.

Lamentablemente, en la actualidad la mayor parte de quienes profanan el Shabbat lo hacen abiertamente, en público, pues viajan en sus automóviles en la ciudad en Shabbat.

A los efectos estrictamente halájicos, el judío considerado renegado pues profana el Shabbat, que le sirve vino a otro judío, éste vino está prohibido consumirlo como cualquier vino que es tocado por un gentil que es prohibido consumir. Por lo tanto, las personas que comen un restaurante deben poner atención en que no les sirva el vino un mozo gentil o judío que no observa el Shabat pues dicho vino no podría consumirse. Sin embargo, si el mozo no sirve el vino sino simplemente abre la botella, el vino de la misma no queda prohibido; asimismo si sirve vino, no queda prohibido todo el vino de la botella sino sólo que sirvió en el vaso.

Escribe el gran erudito Rab. Ben Tzion Lijtman z”l en su obra Binian Tzion, que aún cuando para la halajá el judío que profana el Shabbat prohíbe el vino con su contacto, de todas formas en la actualidad, en que muchas de estas personas concurren a la sinagoga en shabbat y realizan sus oraciones e incluso hacen el Kiddush de Shabbat, aún cuando después profanan el mismo trasgrediendo distintas prohibiciones, no prohíben el vino con su contacto. Pues el motivo por el que un judío que profana el Shabbat es considerado como un gentil es que reniega de la fe en la creación original y por ello es considerado como si profanara toda la Torá. Pero estas personas que expresan en sus oraciones y en su Kiddush“Vaijulu Hashamaim Vehaaretz…” –D-os creó los cielos y la tierra y descansó el séptimo día-no pueden ser considerados como renegados y por lo tanto no prohíben el vino. Adhieren a esta opinión otras muchas autoridades rabínicas en tanto que otras difieren. Nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef, z”l, escribe que quien asume una actitud transigente tiene en quien apoyarse.

En síntesis, el vino que es tocado por un judío que profana el Shabbat en público, queda prohibido su consumo. Por ello, las bodegas toman en cuenta esta cuestión y se cuidan de que todos los empleados que trabajan en la producción de vinos sean judíos observantes. Si un judío no observante sirve vino en un vaso, el vino del vaso está prohibido pero el resto del vino de la botella continúa siendo permitido beberlo.
Hay quien opina que si el judío que profana el Shabbat de todas formas realiza sus oraciones y el Kiddush de Shabbat, no es considerado como el gentil y no prohíbe el vino con su contacto. Otros disienten. Quien decide ser transigente al respecto tienen en quien apoyarse.

Próximamente continuaremos explayándonos al respexto.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav