Halajá para lunes 4 Adar II 5779 11 marzo 2019              

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

Fecha de la Halajá: 4 Adar II 5779 11 marzo 2019

Categoría: Purim


REGALOS A LOS POBRES

Ya hemos visto en la entrega anterior, que uno de los preceptos de Purim establece el envío de dos regalos a dos pobres.

Escribe Ramba”m (Leyes sobre Meguilá cap. 2) Cada persona está obligada a enviar a su compañero dos porciones de carne u otro tipo de alimento, pues está escrito: Y enviaréis porciones cada hombre a su compañero, de todas maneras aquellos que mandan a más cantidad de compañeros son ensalzados. Y es una obligación repartirle a los pobres dinero o alimentos el día de Purim, no menos de dos regalos a dos menesterosos, pues está escrito: Y regalos a los pobres. Y es preferible incrementar regalos a los pobres que enviar porciones a los compañeros o realizar una gran comida en Purim, ya que no que existe alegría más maravillosa que la de alegrar el corazón afligido de los pobres, huérfanos y peregrinos, pues quien contenta a estas personas, actúa como lo hace la divinidad, como está escrito: Reanima el espíritu de los caídos y reaviva el alma de los agobiados.

El hombre piadoso debe dar regalos a los pobres en forma generosa y magnánima y con buen talante, pues todo ello redundará en su propio beneficio. En principio, según la halajá no existe una cantidad estipulada para estos regalos, pues con sólo entregar una moneda básica corriente en el lugar será suficiente para cumplir con esta obligación. De todas formas, como ya escribimos, es preferible incrementar en regalos a los pobres que enviar más porciones a amigos o realizar grandes comidas. En principio, se debe entregar una cantidad suficiente como para realizar una comida básica.

Aquellos que entregan el dinero correspondiente a las dádivas de Purim a los encargados de la Tzedaká, cumplen así con este precepto. Y de alguna forma es preferible actuar de esta manera ya que no siempre se conoce la honorabilidad de las personas que reciben el dinero. Por supuesto, es preciso buscar un encargado de Tzedaká que sea responsable y temeroso de D-os.

Es apropiado insistir en este punto, ya que existen numerosos encargados de repartir caridad que son personas inescrupulosas y conservan para sí la mayor parte de lo recaudado, aprovechándose de los pobres para enriquecerse a su costa, como lamentablemente hemos oídos de numerosos casos. Y así escribe el Ya´abetz z”l en su obra Meguilat Sefer, hace aproximadamente 300 años: Los encargados de la Tzedaka, hombres inescrupulosos y deshonestos, robaron la mayor parte del dinero destinado a los pobres de Jerusalén a los que llegó una ínfima parte de lo recaudado, motivo este que llevó a la posterior desaparición de la comunidad ashkenazí de Jerusalén.

Y estas personas turbias y mal intencionadas se presentan a sí mismos como hombres honestos y temerosos de D-os. Y cada quien debe poner especial atención en buscar personas encargadas de la Tzedaká honestas y piadosas, y alejarse y alejar a los incautos de aquellos que se presentan como hombres piadosos y temerosos de D-os, y son delincuentes encubiertos que permanecen con el dinero de los pobres. Y al entregarle las dádivas a este tipo de personas no se cumple el precepto de la Tzedaka y tampoco el de las dádivas de Purim. Por lo tanto, es preciso buscar gente responsable y temerosa de D-os para entregar estas dádivas, o entregarla directamente en manos de los sabios de la Torá para que ellos mismos lo repartan.

< <Halajá anterior Próxima Halacha> >

Pregunta al Rav