Halajá parajueves 30 Sivan 5779 julio 3 2019

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

LA TIERRA DE ISRAEL Y LA HONRA POR LOS PADRES

Pregunta: La persona que vive en Israel y sus padres en la diáspora. Ahora, ellos le exigen que regrese a la diáspora a vivir con ellos y deje la tierra de Israel ¿debe oírlos?

Respuesta: Nuestros maestros nos relatan en el Midras, que ocurrió con Rabí Yehuda ben Beterá, Rabí Matia ben Jarash, Rabí Janina el sobrino de Rabí Yehoshua, que se dirigían hacia fuera de Israel. Al llegar a las fronteras de Israel dirigieron sus ojos hacia lo algo y con lágrimas en sus ojos se rasgaron sus vestimentas y pronunciaron el versículo que dice: Y morarás en ella y la heredarás. E inmediatamente la Torá nos dice: Y guardaréis y haréis todos estos estatutos, lo que te enseña que morar en Israel es equivalente a todos los demás preceptos. Y regresaron sobre sus pasos.

Y el Ramba”n, en su obra sobre los preceptos escribe que incluso en la actualidad, morar en la tierra de Israel es un precepto de la Tora. Y adhiere a su opinión el Tashbet”z (Rabí Shimon bar Tzemaj Durán s. XIV) y la mayoría de los comentaristas.

Escribe Rabí Meir de Rottemberg z”l (maestro del Ro”sh) que el hombre no debe oír a sus padres si estos le exigen que no vaya a Israel. Pues, enseña el Talmud (Yebamot 5) que está escrito: El hombre ha de temer a su padre y su madre y Mis Shabbatot ha de honrar, lo que te enseña que tanto el hijo como los padres están obligados a honrar a D-os. Por lo tanto, si el padre le exige al hijo que realice alguna acción contraria a la Torá, incluso que trasgreda algún mandamiento rabínico, debe negarse pues la honra divina está por encima de la honra de los padres que también deben honrar a D-os. Y así lo dictamina Maran (Sh. Aruj cap. 240).

En forma similar se expidió el Mabi”t (Rabí Moshe Mitirani z”l s. XVI) cuando le preguntaron por una persona que prometió ir a vivir a Israel, y ahora su padre le exige que deshaga su promesa y permanezca con ellos en la diáspora. No debe oír a su padre y ello no supone ninguna transgresión pues ir a morar a Israel es un precepto sumamente importante de la Torá que incluso el padre debería observar.

Concluimos de lo anterior que la persona no puede dejar la tierra de Israel para honrar a sus padres en la diáspora. Sin embargo, sería una excepción a esta ley si el hijo desea visitar por un corto período a sus padres fuera de Israel, lo cual puede hacerlo ya que no anula de esta forma el precepto de morar en Israel.

Como escribió el mismo Tashbet”z, que sólo se permite dejar la tierra de Israel para estudiar Torá u honrar a los padres. Y explican los comentaristas que la intención del Tashbet”z al decir que puede dejar Israel para honrar a los padres es viajar fuera de Israel por un período corto, para realizar una visita, pues de esta manera no anula el precepto de morar en Israel. Pero salir de Israel para complacer a los padres no está autorizado.

En conclusión, no se debe viajar fuera de Israel sino por un período corto o para visitar a los padres y regresar.

Sin embargo, es preciso aclarar que existen situaciones que ameritan una respuesta más específica y deben consultarse con una autoridad rabínica autorizada.

Pregunta al Rav


Las 8 Halajot más populares

Laws Pertaining to Tisha Be’av

There are five categories of abstinence which must be observed on Tisha Be’av: Eating and drinking, washing one’s self, rubbing one’s body with oils or lotions, wearing leather shoes, and marital relations. Our Sages also prohibited learning Torah on Tisha Be’av, for the word......

Para la lectura de la Halajá

Eating Meat Following Rosh Chodesh Av

The Mishnah in Masechet Ta’anit (26b) tells us that on Erev Tisha Be’av during the last meal one eats before the fast, one may not eat meat, drink wine, or eat two cooked foods, such as rice and an egg. Although the letter of the law dictates that the prohibition to eat meat only applies......

Para la lectura de la Halajá

The Laws of Motza’ei Tisha Be’av and the Tenth of Av

----------------------------- By Popular Request: According to the Sephardic custom, it is permissible to shave, take a haircut, and do laundry immediately at the conclusion of the fast tonight. Ashkenazim customarily rule leniently in this regard. However, this year (5780), when the Tenth of Av fa......

Para la lectura de la Halajá

The Laws of Taking Haircuts During the “Three Weeks"

The Customary Prohibition of Haircuts As a result of the mourning observed during the “Three Weeks,” the Ashkenazi custom is to abstain from shaving and taking haircuts beginning from the Seventeenth of Tammuz until the Tenth of Av. The Sephardic Custom Nevertheless, the Sephardic c......

Para la lectura de la Halajá


When Av Begins, We Diminish Our Joy

This coming Tuesday night and Wednesday will mark Rosh Chodesh Av. May Hashem soon switch it to a month of joy and celebration. The Jewish Nation’s Fortune During the Month of Av Although we customarily implement some mourning customs during the entire “Three Weeks” as we have......

Para la lectura de la Halajá

The Laws of Erev Tisha Be’av

The Sefer Ha’Minhagim, authored by Rabbeinu Eizik Tirna, states that one should not leisurely stroll around on Erev Tisha Be’av. The Rama, some great Acharonim, and seemingly Maran Ha’Chida as well, rule accordingly. On Erev Tisha Be’av during the “Seuda Ha’Maf......

Para la lectura de la Halajá

“One Who Finds a Wife Has Found Good”

The Gemara (Berachot 8a) states regarding the verse in Tehillim, “For this let every pious individual pray to you in a time when you may be found”: “Rabbi Chanina said: “In a time when you may be found” refers to one’s wife, as the verse in Mishlei states, ‘......

Para la lectura de la Halajá

Tu Be’av

Today marks Tu Be’av, the Fifteenth of Av. The Mishnah in Masechet Ta’anit (26b) states: “Rabban Shimon ben Gamilel said: There were no better days for the Jewish nation than the Fifteenth of Av and Yom Kippur, for on the Fifteenth of Av the young women of Jerusalem would go out we......

Para la lectura de la Halajá