Halajá para martes 25 Nissan 5779 30 abril 2019

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

QUIEN ES REALMENTE RICO

Hace aproximadamente seis años, en una charla personal con nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef, z”l, nos sugirió que, aún cuando el estudio de Torá debe dirigirse principalmente a dilucidar la halajá, de manera que se sepa cómo cumplir los preceptos, sin embargo es necesario matizar los estudios con palabras de “musar” –ética, moral judía- ya que esto es fundamental para que el ser judío desarrolle su temor y apego a D-os.

Durante los días del “omer”, nuestro sabio maestro solía cada tarde exponer ante sus oyentes comentarios sobre el tratado de los Padres –Pirke Abot- donde se explayaba transmitiendo enseñanzas de ética y conducta. Pues los 24000 alumnos de Rabí Akiva que fallecieron durante este período fueron castigados por no respetarse mutuamente, por lo tanto es propicio este tiempo para aprender sobre ética y moral y así tratamos de hacerlo también nosotros, continuando las enseñanzas de Rabí Ovadia Yosef z”l.

Estudiamos en el Pirke Abot cap. 4 “Quién es realmente rico? Aquel que se halla feliz con lo que posee”. O sea la persona que está realmente satisfecha con sus posesiones y no necesita más de lo que posee se puede considerar realmente feliz. Pues la riqueza es algo relativo, quien no tiene para comer envidia a aquel que tiene comida, el que tiene para comer envidia al que posee una casa espléndida, este a su vez envidia al que tiene posesiones y así sucesivamente, pues la riqueza en sí no es un propósito de vida.

Pero la persona temerosa de D-os se siente satisfecho con lo que posee, pues es lo que D-os le envió y ello es lo que lo hace feliz, no requiere excesos u otros bienes para sentir alegría, pues los bienes materiales no trascienden, nadie se los lleva al otro mundo, sólo nos acompañan las obras de bien y la observancia de los preceptos que realizamos.

Nuestro gran maestro Rabí Ovadia Yosef z”l cita al respecto una anécdota que aparece en la obra Midrash David de Rabí David, nieto de Ramba”m. cuenta sobre un hombre simple que ganaba un magro sueldo que apenas le permitía subsistir, aún así estaba feliz con su destino y poseía una absoluta fe en el Eterno.

Cada noche, solían reunirse tras la cena y junto a sus hijos agradecían al Señor por todo lo que El les enviaba. Uno de los hijos tocaba el violín, el padre la pandereta y otro hijo entonaba hermosas canciones de loas y agradecimientos a D-os tras lo cual se iban a dormir.

En cierta ocasión, atinó a pasar por allí el rey que oyó la hermosa música que entonaba la familia, sin embargo no los interrumpió. Volvió a pasar otro dia y un tercero y finalmente convocó al hombre a palacio. Le preguntó que tantos bienes poseía que estaba tan satisfecho y feliz con su vida. El hombre le respondió que en realidad no tenia ningún bien, sólo poseía una magra ganancia que le alcanzaba para sustentar y alimentar a su familia. Sin embargo somos felices con lo que el Eterno nos proporcionó y por ello le agradecemos permanentemente.

Este comentario halló gracia ante el rey quien pensó, si estas personas con lo poco que poseen agradecen a D-os ¿cuánto más debo hacerlo yo que soy rico y poderoso?

En ese momento, el rey ordenó entregarle a este hombre una bolsa llena de monedas. Al regresar a su casa, este hombre colocó las monedas en una alcancía la cual no se llenó totalmente, por lo que decidieron tanto él como su esposa que a partir de ese momento trabajarían duramente para terminar de llenar la alcancía y así podrían vivir sin apremios el resto de sus vidas. Pero esta decisión les costó toda la alegría de vida que tenían, ya no hubo en la casa más cantos ni música ni alegría. Esto es real con muchas personas ricas que no logran disfrutar de lo que poseen y sentirse felices con sus familias.

Cuando el rey nuevamente pasó por la casa de este hombre, se percató de que ya no se oía música por la noche, todo estaba oscuro y dormían temprano. Lo mismo ocurrió una segunda y una tercera vez. Entonces nuevamente lo llamó al palacio y preguntó qué ocurría. El hombre le dijo que desde que recibió el dinero del rey la ambición por poseer más, la necesidad de tener nuevos bienes materiales los llenó de preocupación y anuló toda la alegría y agradecimiento a D-os por su vida y lo que simplemente tenían. Entonces el rey ordenó que le retiraran las monedas que le había otorgado y así el hombre volvió a vivir una vida feliz y plena junto a su familia.

Esto es realmente aleccionador y debe convocar la atención de cada uno de nosotros.

 

Pregunta al Rav


Las 8 Halajot más populares

SUCOT UNA FESTIVIDAD NACIONAL

El Hid”a escribe (Bebash Lefi) que en la palabra “suca” -en hebreo- hallamos indicios para las leyes de esta festividad. La palabra se compone en hebreo de las letras “samaj” “jaf” y “he”. La primera es cerrada en todos sus lados, así quie......

Para la lectura de la Halajá

EL ENCENDIDO DE LAS LUMINARIAS DE JANUCÁ

Al encender las luces de Janucá es preciso prever que contengan suficiente aceite como para encender media hora a partir del momento del encendido, lo mismo aplica si enciende con velas de cera, en este caso debe preocuparse porque las mismas puedan permanecer encendidas por lo menos media ho......

Para la lectura de la Halajá

JANUCÁ

Durante el periodo del Bet Hamikdash –sagrado Templo de Jerusalén- el imperio romano emitió numerosos decretos contra el pueblo judío, tratando de impedir que continuaran con su particular estilo de vida, la observancia de los preceptos y el estudio de la Torá, y ll......

Para la lectura de la Halajá

RESPETO DEBIDO AL SUEGRO

Pregunta: ¿Está obligado el hombre a respetar a su suegro de la misma forma que lo hace con su padre? Respuesta: Comenta la obra Yalkut Shimoní que se dirigió el rey David a su suegro Shaul diciéndole: Y mi padre, ver ha visto….llamó a su suegro &......

Para la lectura de la Halajá


RESPETO A LOS PADRES TRAS SU FALLECIMIENTO -Continuación-

Como hemos en el Talmud (kIdushin 31) se estipula que el respeto por los padres no concluye con el fallecimiento de los mismos sino que se los debe honrar aún después de fallecidos. Por supuesto es diferente el tipo de honor que se les rinde en este caso, como veremos a continuaci&oacu......

Para la lectura de la Halajá

KADDISH POR LOS PADRES FALLECIDOS

Relata el Talmud (Kalá cap. ) sobre Rabí Akivá, que en cierta ocasión se hallaba en un retiro espiritual en medio del desierto, y se encontró con un individuo absolutamente negro que se corría así como galopan los caballos mientras cargaba sobre sus h......

Para la lectura de la Halajá

EL RESPETO POR LOS PADRES TRAS SU FALLECIMIENTO

El Talmud (Kiddushin 31ª) comenta que al hacer una cita en nombre del padre, después de su fallecimiento, es preciso agregar la frase “hareni kaparat moshabó”, lo cual significa “mi persona expíe su sepulcro”. O sea que cualquier mal destinado a su a......

Para la lectura de la Halajá

PARARSE EN PRESENCIA DE LOS PADRES

En cada ocasión que el padre pasa delante del hijo, o el maestro delante del alumno de manera que puede verlo, debe pararse en toda su estatura para honrarlos. Según el Talmud (Kiddushin 33ª) y en opinión de Rabí Yenai, el alumno (lo mismo aplicaría para el......

Para la lectura de la Halajá