Halajá para jueves 12 Sivan 5780 4 junio 2020

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

AMIDÁ – MAJNIA ZEDIM

Pregunta: En el texto correspondiente a la bendición de “laminim velamalshinim” que pronunciamos en la amidá, observamos distintas costumbres en relación a la forma de concluir esta bendición, si hacerlo como “majnia minim” o “majnia zedim” ¿Cuál de estos dos textos es el correcto?

Respuesta: Muchos libros de plegarias utilizados por los sefaradim, entre ellos el “Tefilat Yesharim”, hasta hace unos veinte años, terminaban esta bendición con las palabras “majnia minim”, debido a que el Hid”a en su obra Kesher Gudal escribe que así lo recibió de sus maestros. El motivo de ello es que la terminación de las bendiciones debe ser similar a su inicio, por ej. el caso de “ata Kadosh” que concluye “Hael hakadosh” o “refaenu” termina diciendo “rofe holé..”, etc. etc. Por lo tanto, esta misma regla aplica en este caso en que damos inicio a la bendición con la palabra “laminim” debemos concluir la bendición en forma similar y sellar diciendo “majnia minim”. Y escribe, el Hid”a, que así lo halló en un libro de plegarias según el texto del Ar”i z”l. Y en realidad este texto ya aparece en la obra Hemdat Hayamim.

Y adhiere a este dictamen Rabí Yosef Hayim z”l de Babel –el Ben Ish Hay- en su obra Ben Yehoiada. Esto es debido a que Rabí Yosef Hayim se guía generalmente por los textos de las plegarias citados por el Hid”a. Y trae como prueba de esta legislación que el Talmud afirma que Shmuel (Emoraíta s. VII aprox.) fue quien instituyó esta bendición, muy posteriormente a la época en que fueron instituidas las dieciocho bendiciones originales que forma parte de la amidá. Y es posible suponer que Shemuel introdujo su nombre en el acróstico de la oración final de esta bendición, como era costumbre entre los poetas y compositores de la época (corroborar esto con el texto original hebreo, agregando la letra Lamed con que comienza esta bendición).

Sin embargo, nuestro maestro Rabbenu Ovadia Yosef, z”l, sostiene que este tipo de indicios no pueden tomarse en cuenta para decidir el texto de las plegarias. Asimismo pues es improbable que Shmuel halla incluido su nombre en una bendición de la Amidá.

Aún así, continúa vigente el argumento que sostiene el Hid”a, que la bendición debe concluir en la misma forma en que ha comenzado y por lo tanto se impone concluir la misma “majnia minim”.

Sin embargo nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef, Shlit”a, sostiene que el texto correcto es “majnia zedim”, y en realidad una gran cantidad de autoridades halájicas sostienen la misma opinión. Y así lo cita la obra clásica Shalme Tzibur (Rabí Yaacob Israel Algazi z”l s. XVIII) quien afirma que no halló en libros antiguos redactados según la Cabbalá el texto “majnia minim”. También en los libros de plegarias de los Gueonim, las primeras obras de plegarias editadas, el texto es “majnia zedim” (ver Sidur Rab Saadiá Gaón y sidur Rab Amram Gaón).

En cuanto a la objeción realizada por el Hid”a, que es preciso culminar la bendición de la misma forma que comenzara, por lo tanto el texto correcto sería “majnia minim” ya que comenzamos la bendición diciendo “Laminim velamalshinim…”, podemos responder que la palabra “zedim”, según el Talmud incluye a los renegados y grandes trasgresores como los “minim”.

De hecho, el talmud Yerushalmi afirma que se debe concluir esta bendición con las palabras “majnía zedim”. Y así aparece en diversos midrashim de nuestros sabios. Por lo tanto, siendo que el Talmud Yerushalmi así lo cita y lo confirman los Midrashim y los textos más antiguos de plegarias, debemos asumir la expresión “majnía zedim” como la más apropiada y así sellar esta bendición. Y a este dictamen adhieren la mayoría de las autoridades halájicas, por ej. Rabí Hayim Palachi z”l en su obra “Caf Hahayim”, donde escribe que aún cuando el Hid”a asume como texto fundamental la expresión “majnía minim” en este caso no adhiere, Rabí Hayim Palachi, a su opinión pues existen numerosas pruebas entre los primeros grandes comentaristas que de haber sido vistas por el Hid”a no hubiese dictaminado dicho texto. Y muchas autoridades de la Cabalá se explayaron al respecto y rechazaron esta opinión del Hid”a y la obra Hemdat Hayamim afirmando que el texto real para esta bendición es “majnía zedim”.

Y los grandes maestros de la Cabalá de esta última generación asimismo afirmaron que el texto “majnía zedim” es el más adecuado, como da testimonio Rabí Amram Aburbe´ z”l en su obra “Netibe Am”, donde escribe que los maestros de la Cabalá de la sinagoga Bet El (centro cabalístico por excelencia de Jerusalén) sellan esta bendición “majnía zedim”. E incluso Rabí Yaacob Moshe Hilel, Shlit”a, quien generalmente sigue las enseñanzas del Hid”a y de los sabios de la Cabalá, se explaya al respecto y concluye que este es el texto más adecuado, o sea “shober oibim umajnía zedim”.

En conclusión, se debe sellar la bendición de Laminim con las palabras “shober oibim umajnía zedim” y no actúan correctamente aquellos que editan libros de oraciones con el texto “majnía minim” presentándolo como un texto antiguo entre las comunidades sefaraditas, pues el mismo responde sólo a lo que escribió el Hid”a, y como vimos su opinión fue rechazada por las distintas autoridades. Por lo tanto, se debe sellar esta bendición con el texto “majnía zedim” y no tener en cuenta la costumbre existente, como dictamina al respecto nuestro maestro Rabí Ovadia Yosef, z”l.

Pregunta al Rav


Las 8 Halajot más populares

LA CUENTA DEL OMER

Está escrito en la Torá: Y contaréis para vosotros desde el día siguiente del Shabbat, del día en que habéis ofrecido el ´omer, siete semanas completas (Vaikra 23,15). Afirman nuestros sabios (Menahot 65b) que el día siguiente al Shabbat a que h......

Para la lectura de la Halajá

EL CUIDADO EN TODO LO RELACIONADO AL HAMETZ

Está escrito en la Tora (Shemot 13): Durante siete días comerás matzá y no se verás leudos y no verás leudantes en todas tus moradas. Y en el Talmud (Pesajim 21ª) estudian nuestros sabios que el hametz –producto leudo- no sólo está......

Para la lectura de la Halajá

DISCUSIONES LOABLES

Así estudiamos en el Tratado de los Padres cap. 5 mishna 17: Toda discusión en nombre de los cielos, prevalecerá. Qué discusión es considerada en nombre de los cielos? Las discusiones que mantenían Hilel y Shammay. Y a cuál se considera una discusi&oa......

Para la lectura de la Halajá

CUANDO LOS CONOCIMIENTOS SUPERAN EL TEMOR A D-OS

Dice el Pirke Abot: Si las buenas acciones de la persona superan su sabiduría, esta se conserva. Pero si su sabiduría supera a sus buenas acciones, su sabiduría no se conservará. Explica en la obra Maguen Abot (Rabi Shimon bar Tzemaj Duran z”l s. XIV) que la prim......

Para la lectura de la Halajá


KIDUSH LA NOCHE DE PESAJ

El orden ritual que seguimos la noche de Pesaj Kadesh –kidush, santificación sobre el vino-,Urhatz –lavado de manos sin bendecir-, Carpas–apio untado-, Yahatz –división de las Matzot-, Maguid –relato de Pesaj-, Rohtza –lavado ritual de manos con bend......

Para la lectura de la Halajá

CAZAIT MATZA - Pregunta: Cual es la medida del cazait que debe comerse de matzá la noche de Pesaj?

Respuesta: La noche del seder, se deben consumir según la halajá 3 medidas de “cazait”. Cada uno de estos “cazait” es de aprox. veintisiete grs. de matzá. De todas formas, existen opiniones que exigen cuatro y hasta cinco medidas de matzá, como ver......

Para la lectura de la Halajá

QUIEN DUDA EN LA CUENTA DEL OMER

Ya hemos aclarado, que la persona que omitió un día la cuenta del ´omer no puede continuar con la misma, por lo menos pronunciando la bendición correspondiente. El motivo para ello es que discreparon los grandes comentaristas sobre si la cuenta del ´omer es un precep......

Para la lectura de la Halajá

JOL HAMOED

Los dias que transcurren entre el primero y el séptimo y último dia de Pesaj y de Sucot son denominados generalmente jol hamoed, aun cuando en la Torá se los llama “mikrae kodesh” –convocaciones sagradas-, e incluso así los citamos en la plegaria de Musa......

Para la lectura de la Halajá