Halajá para miércoles 18 Elul 5779 18 septiembre 2019

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

EL LADRON QUE DESEA RETRACTARSE –CONTINUACIÓN-

En la entrega anterior, vimos el caso de una persona que en su juventud sustrajo de varios automóviles el símbolo que identifica la marca de los mismos, y hoy desea expiar dicho pecado y realizar Teshubá, por lo que se halla dispuesto a abonar la suma correspondiente.

Asimismo, citamos el Talmud (Baba Kama 93b) que afirma que nuestros sabios decidieron a fin de facilitar la Teshubá del ladro, que no se acepte lo que desea reintegrar, pues de lo contrario, al ver que debe reintegrar un suma exorbitante se abstendría y no realizaría Teshubá. Comentamos al respecto, que no en todos los casos es preciso negarse a recibir lo que ha sustraído y en ciertos casos se puede aceptar lo sustraído, como lo legisla Maran en el Shuljan Aruj.

Escribe Maran en el Shuljan Aruj (Joshen Mishpat cap. 366) El ladrón reconocido que desea realizar Teshubá y decide retractarse de sus malas acciones, si el objeto que ha sustraído no se halla existente, no se debe recibir del mismo ninguna indemnización para evitar que se abstenga y no realice Teshubá. Y si el ladrón desea actuar piadosamente y reintegrar lo sustraído, no se le prohíbe al damnificado que lo reciba. A continuación analizaremos esta legislación de Maran.

En principio, con respecto a la expresión que utiliza Maran “un ladrón reconocido”  se refiere esto a una persona que es conocida por sus actos de robo o sustracciones, y sólo en este caso aplica el decreto de nuestros sabios de no aceptar indemnización del mismo. Sin embargo, si no se trata de un ladrón profesional, sino de alguien que eventualmente sustrajo algunos objetos, no aplica tal institución rabínica pues en este caso no se le dificulta tanto realizar Teshubá y reintegrar lo sustraído. El origen de esta legislación es lo que comentan los Tosafot sobre el Talmud arriba citado, en nombre de Rabí Itzjak, que sólo en el caso de un ladrón profesional que desea retractarse y ralizar Teshubá nuestros sabios instituyeron que no se acepte indemnización del mismo para facilitar su Teshubá, pues de lo contrario todo lo que debe reintegrar podría abrumarlo y se abstendría de realizar Teshubá, sin embargo una persona que eventualmente sustrajo algo y desea reintegrarlo para efectuar Teshubá y expiar su pecado, se puede recibir del mismo compensación por lo que robó.

En relación a la segunda parte de este inciso, Maran escribe “y decide retractarse…”, se refiere a que no se debe aceptar indemnización alguna por parte del ladrón exclusivamente si se acerca a reintegrar lo sustraído por su propia iniciativa, pero si permanece en su rebeldía y es posible obtener una indemnización por medio del tribunal rabínico, etc. en este caso no aplica la decisión rabínica de no aceptar la restitución de los sustraído para facilitar la Teshubá del ladrón, pues siendo que continúa en su actitud rebelde no tiene intención de realizar Teshubá y por lo tanto no aplica este decreto. Esta legislación es citada por el Ro”sh en su comentario y agrega que en diversos sitios del Talmud hallamos casos en los que el ladrón continúa en su actitud rebelde y los hajamim los obligaron a restituir lo sustraído. Y esto es debido a que según la ley de la Torá la persona debe restituir lo que ha robado para poder expiar su pecado y realizar Teshubá, sólo en un caso como el que presentamos en la halajá anterior en que el ladrón por su propia iniciativa decide reintegrar lo sustraído no se debe aceptar la restitución para facilitar su Teshubá.

Finalizando este inciso, escribe Maran que “si el objeto que ha sustraído no se halla existente…”, y hace referencia a que el decreto instituido por nuestros sabios de no aceptar indemnización aplica sólo en el caso en que el objeto original sustraído ya no existe. Como en el caso que nos ocupa en que el ladrón sustrajo el símbolo del automóvil y ya no lo posee, pues de poseer el objeto sustraído obviamente el damnificado puede aceptar la devolución ya que en este caso no aplica el motivo por el cual nuestros sabios determinaron no aceptar indemnización, pues no debe realizar ningún desembolso sino simplemente reintegrar lo que robó. Pero si el símbolo ya no existe pues, como en nuestro caso, lo vendió o lo extravió, no se debe aceptar indemnización alguna, como lo aclara el citado Talmud en nombre de Rab Nahman.

Y en relación a que si el ladrón decide actuar piadosamente está permitido recibir la indemnización, la intención es que si el damnificado le aclara el ladrón que lo disculpa y ya no necesita reintegrar lo que ha robado y el ladrón aún así desea hacerlo, está permitido recibir de él la indemnización, así como estudiamos que se puede aceptar el saldo de una deuda que fue finiquitada por el año sabático si el acreedor disculpa la misma y el deudor aún así decide saldarla.

En síntesis, el ladrón profesional que decide por su propia iniciativa retractarse y reintegrar lo que sustrajo, empero esto ya no existe, no se debe recibir indemnización alguna de su parte. Y si insiste y aún tras haberle disculpado la deuda decide restituir lo sustraído, está permitido recibirlo.

Por lo tanto, en nuestro caso que el ladrón acostumbraba sustraer los símbolos de los automóviles y decide ahora por su propia iniciativa retractarse y restituir lo robado y esto ya no se halla en su poder, no se debe aceptar indemnización alguna de su parte. Si declara que aún cuando lo hayan disculpado desea reintegrar lo sustraído, está permitido recibir la indemnización.  De todas formas, en este tipo de situaciones lo adecuado es consultar una autoridad rabínica competente.

Las 8 Halajot más populares

CON LA CAÍDA DE TU ENEMIGO NO TE ALEGRES

Dice el Pirke Abot: Shmuel Hakatan enseña -dice el ver- “Con la caída de tu enemigo no te alegres y con su tropiezo no ha de alegrarse tu corazón, quizás lo observe el Señor y quite su enojo de él”. Escribe nuestro maestro en su comentario al......

Para la lectura de la Halajá

SHABUOT

Está escrito en la Parashá –porción- de la Torá que relata sobre la entrega de la Torá: Y partieron de Refidim, y acampó allí todo el pueblo frente al monte (Shemot 19). Pregunta Rabbenu Hayim ben Atar z”l en su obra Orah Hayim que unos......

Para la lectura de la Halajá

HADASH EN LA ACTUALIDAD

Como hemos visto en la entrega anterior, los cereales establecidos por la Torà que son fueron cosechados antes de Pesaj, sòlo se autoriza su consumo a partir del dìa 17 de Nisan, y la nueva cosecha que se realiza después de Pesaj debe aguardarse al Pesaj siguiente para se......

Para la lectura de la Halajá

COMIDA FESTIVA –YOM TOB-

El día de Shabuot es necesario dividirlo, dedicando mitad del tiempo a la sinagoga, plegarias y estudio, y mitad del tiempo a las comidas festivas junto a la familia, como estudia el Talmud (Betza 15): Enseña Rabí Yehoshua, mitad será para ustedes y mitad para D-os. Y ......

Para la lectura de la Halajá


LA CUENTA DEL OMER

Está escrito en la Torá: Y contaréis para vosotros desde el día siguiente del Shabbat, del día en que habéis ofrecido el ´omer, siete semanas completas (Vaikra 23,15). Afirman nuestros sabios (Menahot 65b) que el día siguiente al Shabbat a que h......

Para la lectura de la Halajá

COCCIÓN EN YOM TOB

En la entrega anterior hemos visto que todas las actividades prohibidas en Shabbat están prohibidas en Yom Tob, por ej. viajar en automóvil, etc. a excepción de las actividades dirigidas a la preparación de alimentos, por ej, la cocción de los mismos. Obviamente......

Para la lectura de la Halajá

EL FUEGO EN YOM TOB

Está prohibido encender fuego en Yom Tob de la misma forma que lo está en Shabbat, por ej. raspando un fósforo. Sin embargo, está permitido encender un fósforo desde una llama que se halla encendida de la víspera de Yom Tob. Debido a esta prohibición ......

Para la lectura de la Halajá

EL GENTIL EN SHABBAT

Como vimos en la entrega anterior, en caso de necesidad, por ej. Si olvidó apagar el bombillo del refrigerador se le puede pedir al gentil que abra la puerta del mismo, ya que básicamente abrir la puerta no supone una acción, lo prohidose sucede consencuentemente y no en forma d......

Para la lectura de la Halajá