Halajá para martes 17 Elul 5779 17 septiembre 2019

ÉSTA HALAJÁ SE EDITA PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE

HAJAM YOM TOV YEDID HALEVY BEN ZAKIE Z"L

NEW YORK

EL LADRON QUE DECIDE RETRACTARSE

Pregunta: Hace unos años, alguien robó el símbolo de la marca de mi automóvil que aparece en la parte delantera, sobre el capó del mismo. Hoy, esta persona desea resarcirse y confesó que sustrajo, tanto de mi automóvil como de otros el símbolo identificatorio y quiere reintegrar la suma sustraída o reparar el daño que causó cuando era joven ¿Cómo debo proceder?

Respuesta: La persona que sustrae o roba algo y posteriormente realiza Teshuba –arrepentimiento-, debe reintegrar el objeto sustraído para poder expiar su pecado. Así afirma el versículo en la Torá: Y retornará el robo que sustrajo… por lo tanto, mientras no haya reintegrado el objeto sustraído su Teshuba no se considera válida. De lo anterior concluimos que la prohibición del robo está ligada al precepto activo de reintegrar lo sustraído, en el lenguaje de los sabios esto se denomina Lav hanitak laasé, es decir que el para expiar el pecado cometido la Torá impone el cumplimiento de un precepto positivo, retornar lo que robó.

De todo esto aprendemos, aparentemente, que si el ladrón se presenta para restituir lo que sustrajo, es preciso recibirlo con alegría y perdonar su mala acción para que efectivamente pueda resarcirse y realizar Teshubá. Y ya en el pasado, hemos citado que en todo lo concerniente a las faltas entre las personas es preciso disculparse con el agraviado para poder realizar una Teshubá real y válida, pues de lo contrario su pecado no es expiado. Lo mismo, en principio, aplica en este caso, la persona que robó los símbolos debe disculparse con el dueño del automóvil y reintegrar lo que sustrajo para poder expiar su pecado.

Sin embargo, el Talmud (Baba Metzia 94b) afirma que el ladrón que se arrepiente y desea reintegrar lo que sustrajo, no se debe recibir el objeto para facilitarle la Teshubá. Pues al comprobar que su Teshubá está vinculada con el reintegro de sumas demasiado altas, se abstendrá y no realizará Teshubá; por ello, nuestros sabios instituyeron que no se debe recibir del ladrón el objeto que en su momento sustrajo y así facilitarle su Teshubá.

Y comenta el citado Talmud: Así dijo Rabí Yojanan, en épocas de Rabí (Rabí Yehudá Hanasí –el príncipe-) fue instituido el decreto arriba mencionado, pues ocurrió con un hombre que decidió hacer Teshubá, y su esposa lo conminó diciéndole, tonto, si haces Teshubá aún el cinturón que vistes deberás entregar, y se abstuvo y no realizó Teshubá. En aquel momento decidieron nuestros sabios que los ladrones y los prestamistas con intereses –ribbit- que deciden reintegrar el objeto de su trasgresión, no se debe recibir el mismo, y quien lo reciba no es visto con beneplácito por los sabios. Explica Rash”i al respecto, que no posee un espíritu de sabiduría y piedad en él.

Concluimos con respecto a la pregunta que nos ocupa, que en principio no se debe recibir la persona ninguna indemnización por lo que ha sustraído para evitar que se abstenga y no realice Teshubá. Sin embargo, de hecho existen diversos pormenores al respecto, ya que no en todos los casos es preciso rechazar el objeto que se reintegra. Analizaremos esto en la halajá próxima, D-os mediante.

Pregunta al Rav


Las 8 Halajot más populares

CUARTA COMIDA SABÁTICA, “MELAVE MALKA”

Pregunta: Es necesario comer pan en la comida que se realiza en la salida del Shabbat –Melave Malka-? Respuesta: Enseña el Talmud (Shabbat 119ª): Siempre debe la persona preparar su mesa la víspera de Shabbat, aún cuando no posea sino un “cazait” -29grs......

Para la lectura de la Halajá

EL ENCENDIDO DE LAS LUMINARIAS DE JANUCÁ

Al encender las luces de Janucá es preciso prever que contengan suficiente aceite como para encender media hora a partir del momento del encendido, lo mismo aplica si enciende con velas de cera, en este caso debe preocuparse porque las mismas puedan permanecer encendidas por lo menos media ho......

Para la lectura de la Halajá

ORDEN RITUAL DE LA NOCHE DE ROSH HASHANA

Las dos noches de Rosh Hashana es costumbre comer alimentos que simbolizan buenos designios para Israel. Por ello se come Rubia o lubia en árabe, zapallo –calabaza dulce-, dátiles, acelga, puerro, cabeza de cordero, manzana y miel. Ya hemos escrito oportunamente, que la perso......

Para la lectura de la Halajá

LAS MUJERES Y LA MELAVE MALKA –Comida la salida del Shabbat-

En la entrega anterior hemos escrito sobre la importancia que posee esta comida de Melave Malka, o sea la comida que se realiza la salida del Shabbat, pues se honra al mismo tanto cuando llega como cuando termina. Explicamos que lo ideal es realizar esta comida con pan, sin embargo de no resultarle ......

Para la lectura de la Halajá


OBJETOS DE USO ESPECÍFICO

Ya hemos visto en entregas anteriores, los distintos tipos de muksé existentes, a saber: Queli shemelajtó leheter –objetos con función permitida- como los vasos, platos, cubiertos, etc. Queli shemelajtó leisur –objetos con función prohibida-, por ej. el......

Para la lectura de la Halajá

MOVILIZACIÓN DE PERIÓDICOS Y LIBROS EN SHABBAT

Pregunta: Está permitido movilizar en Shabbat libros sobre medicina, guías telefónicas, etc.? Está permitido leer el periódico en Shabbat? Respuesta: Escribe Maran (Sh. A. cap. 307 inc. 16) Parábolas y relatos seculares, relatos amorosos como el libro Ema......

Para la lectura de la Halajá

MANIPULACIÓN DE ARTEFACTOS ELÉCTRICOS EN Shabbat

Pregunta: Está permitido en Shabbat cubrirse con una manta eléctrica o se prohibe por considerarse ésta un objeto muksé? Asimismo ¿puede manipularse un artefacto eléctrico en Shabbat o no? Respuesta: En principio, debemos aclarar dentro de qué tipo......

Para la lectura de la Halajá

OBJETOS DE FUNCIÓN PROHIBIDA EN SHABBAT

Ya hemos enumerado las distintas categorías de muksé que existen en Shabbat, a continuación nos explayaremos sobre una de estas categorías, “queli shemelajtó leisur, o sea los objetos destinados a una función prohibida en Shabbat, como por ejemplo un m......

Para la lectura de la Halajá